La búsqueda activa de Covid-19 siguió en Boulogne

El Municipio de San Isidro sigue con su estrategia de búsqueda activa de casos de COVID-19. El viernes pasado, los puestos sanitarios móviles se instalaron en Guayaquil y Thames, Boulogne. Allí, se acercaron unos 142 vecinos: 77 fueron entrevistados, 43 hisopados y 22 vacunados contra la gripe.

El municipio pasó por distintas etapas en la lucha contra el coronavirus. En primera instancia, aplicó un riguroso protocolo para controlar y garantizar la cuarentena de más de 6.500 vecinos que habían llegado al distrito desde países de zonas de riesgo como España, Italia y Estados Unidos.

Luego. para evitar posibles focos de contagios en los barrios vulnerables, recorrió casa por casa y relevó a cada uno de estos barrios del distrito. Actualmente, avanza con el despliegue de puestos sanitarios móviles en todas las localidades. Mientras que en forma simultánea puso en funcionamiento los consultorios móviles en los Centros de Atención Primaria de la Salud (CAPS).

“Todo el municipio está abocado en esta lucha que es frenar el avance del coronavirus.  Queremos encontrar la mayor cantidad de pacientes positivos posibles para aislarlos y sobre todo buscar los contactos estrechos”, explicó el intendente Gustavo Posse, tras supervisar los operativos en Boulogne.

Acerca de la cantidad de contagios que se registran diariamente en el distrito, Posse consideró que “se está en buen momento dentro de la enorme dificultad que significa una pandemia”.

Y analizó: “Todos los días tenemos una cantidad de casos positivos similar a los recuperados. Esto ya se transformó en una clara tendencia”.

En los operativos montados en las calles se instalan carpas sanitarias con un equipo multidisciplinario. Son divididos en dos filas: por un lado, los vecinos que van a completar su calendario de vacunación, contra la gripe y neumonía. Mientras que por otro, los pacientes con síntomas compatibles de COVID-19 (fiebre, tos, dolor de garganta, dificultad respiratoria, pérdida de olfato y gusto).

Luego se procede a realizar el triage. Se les toma la temperatura y se completa una ficha epidemiológica. A su vez, en los gazebos de Acción Social, a cada paciente se le hace una minuciosa encuesta sobre su conformación familiar, domicilio y lugar de trabajo.

Finalmente, ese caso sospechoso es hisopado en una ambulancia o en un camión de Defensa Civil adaptado especialmente por el municipio.

“Aquellos que presentan síntomas compatibles con el virus permanecerán aislados de manera preventiva, a la espera del resultado. En caso de ser positivos, son trasladados según su necesidad de atención. De lo contrario, pueden regresar a su hogar”, indicó el director de los Centros de atención primaria de San Isidro (CAPS), Gustavo Flores.

Durante el operativo intervienen diversas áreas del municipio: Salud, Acción Social, Espacio Público y Defensa Civil. “Todos trabajamos en conjunto para estar cerca del vecino. Además de controlarlos, buscamos concientizar y que pierdan el miedo”, sostuvo Macarena Posse, a cargo de la coordinación entre el municipio, y las entidades intermedias y vecinos.

La pandemia de coronavirus trae un fuerte impacto en lo económico. “No solamente asistimos al vecino que dio positivo, sino también  a aquel que perdió el empleo. Para ello, reforzamos fuertemente la asistencia alimentaria en comedores y merenderos del distrito”, señaló Ticiana La Mónica, directora general de Acción Social.

En ese sentido, contó que el municipio entrega todos los meses más de 23 mil kilos de verduras, 60 mil kilos de alimentos secos, 6 mil kilos de leche en polvo, y 2 mil bolsas de alimentos.